lunes, 15 de julio de 2013

Taller de escritura Be Literature

¡Hola chiquis! Hoy os traigo una pequeña noticia, y es que, hace días decidí apuntarme al taller de escritura que ha organizado Leara, del blog Be Literature. Se trata de escribir un relato cada quincena inspirándonos en una de las cosas que ella nos sugiere (por ejemplo, esta vez ha sido una frase y una canción), bien para practicar, para compartir, para deshaceros de la vergüenza... Este taller es el sitio para los que amamos la literatura y queremos formar parte de ella. 
Así que hoy os traigo el primer relato que he escrito. ES UNA PATATA. Lo aviso desde ya, pero es que no ando muy inspirada. He escogido la frase, que era "Pero tú no naciste para la muerte, ¡Oh, pájaro inmortal!", y me he ido por derroteros extraños, pero eso es lo que buscamos, ¿no? Hacerle caso a la inspiración y escribir lo que venga. En fin, que no os meto más rollo y os dejo aquí el relatillo, a ver qué os parece.



Aquella noche tenía todo para ser diferente, el plan era tan sencillo como otras veces, pero la compañía era un poco especial. Miré a mi nuevo compañero de juergas y sonreí con suficiencia. El chaval estaba realmente embobado mirándome y eso, de cierta manera, me agradaba.
-¿Vamos? – le dije con intención de que se quitase ese ensimismamiento de encima.
-Eh… sí, claro. Sube al coche – susurró mientras me abría la puerta.
La noche se había instaurado en la ciudad y observé la amalgama de luces que se manifestaban de todos los colores a lo largo de las calles principales. Mi acompañante aparcó el coche y me abrió la puerta, con un nuevo arrebato de caballerosidad. Me apuesto lo que sea a que nunca lo había hecho.
Caminamos hacia el pub donde sabía que acabaría la suerte del chaval. Le hice un gesto al armario que protegía el local de que entrase gente que no era del círculo y ambos entramos en aquel acogedor tugurio de luces rojas y sofás negros. Pedí un par de copas al camarero mientras mi joven víctima me seguía por todas partes como un perrito faldero. Le tendí la bebida y choqué mi vaso contra el suyo mientras le guiñaba un ojo.
Sus ojos se posaron en los míos y fue bajando recorriendo mi cuerpo con aquella mirada lasciva. Con mi mano libre sujeté su barbilla y me acerqué a él insinuándome, para posar mis labios suavemente en los suyos. El chico me correspondió de inmediato, acercándose a mí y posando sus asquerosas e inexpertas manos en mi trasero.
Sin palabras le agarré de la mano y le dirigí a aquella habitación que había visitado en tantas ocasiones. Me deshice de los tacones mientras él, sorprendido por mi iniciativa, empezaba a desnudarse. Se tumbó en la cama, esperando que me desprendiera de mi ropa ante él. Pero, como esperaba, en cuestión de dos minutos cayó en un sueño profundo.
Me acerqué a él, posé mis labios sobre los suyos y le mordí lo suficientemente fuerte para que de su labio comenzase a salir un pequeño hilillo de sangre. Gemí al notar el sabor de su sangre en mi paladar. Saqué la pequeña navaja que llevaba escondida en el sujetador, y con suma delicadeza abrí una raja en el centro de su muñeca, de donde empezó a brotar la sangre a borbotones. Cogí el cuenco de la mesita y puse la mano de mi acompañante sobre él. Solo tendría que esperar un rato para que la última gota de la esencia de su cuerpo cayera sobre el recipiente, y entonces podría beber de él hasta saciar mi sed de juventud.
Cuando la última gota cayó con un ligero chapoteo, llevé el recipiente a mi boca y bebí. No dejé nada, como siempre, la sangre de un joven de aquella edad era realmente deliciosa. Noté un cosquilleo recorrer todo mi cuerpo, haciendo mis músculos un poco más fuertes, suavizando mis facciones y dándome la belleza que tanto deseaba. 
Poco después salí de la habitación con cuidado, totalmente saciada y sonriente. El dueño del garito me miró dibujando una sonrisa en sus labios.
-¿Otro, Luce? –inquirió.
-Pues claro, ¿qué esperabas? Yo no estoy hecha para morir, cariño. –susurré mientras le besaba suavemente en los labios.


11 comentarios:

  1. Oh, ¡la iniciativa está muy bien! Solo que no me gusta verme obligada escribir semanalmente, porque me frustro cuando intento hacerlo un día sin inspiración xDDD

    El relato mola! ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa ^.^
    Pues la verdad es que escribes muy bien y el relato me ha encantando :)
    Aunque me da un poco de pena al muchacho que mata, pero por lo menos lo duerme antes y así no sufrí jaja
    Un beso enorme preciosa :D

    ResponderEliminar
  3. Es entretenido de leer. Quizás no es muy sorprendente pero está bien.

    Saludos^^

    ResponderEliminar
  4. No está mal, aunque lo de los vampiros ya está muy visto pero no aburre y es fácil de leer.

    ResponderEliminar
  5. Es entretenido, pero me temo que no muy original :P. Yo te diría que revisaras algunas expresiones y palabras, porque me raspan un poco en su uso. Besotones ^_^. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
  6. Que bonito tu relato, felicidades.

    Una pregunta ¿Ya se publicaron los ganadores del concurso Delirium?

    ResponderEliminar
  7. ME ha gustado mucho como escribes. Está genial. Además aunque es cierto que la historia no es original, es fresca y amena.

    Besootes

    ResponderEliminar
  8. ME ha gustado mucho como escribes. Está genial. Además aunque es cierto que la historia no es original, es fresca y amena.

    Besootes

    ResponderEliminar
  9. El relato ha estado la mar de interesante. Es cierto que se ha hablado muchas veces de esto, pero has conseguido mantener el interés =)
    ¡un beso!

    ResponderEliminar
  10. Qué chulo*-* Te sigo:3
    Besos,
    Alicia

    ResponderEliminar
  11. Por eso no confío en las mujeres guapas...

    Hubo un momento en que no iba tan avanzado y ya sabía para dónde tiraba, pero fuera de eso, bien desarrollado.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Sabías que mi blog se alimenta de tus comentarios? ¡Hazme un poco más feliz dejándome tu opinión! Pero recuerda, siempre desde el respeto y sin SPAM.