sábado, 15 de febrero de 2014

Ese instante de felicidad -Federico Moccia-



Ese instante de felicidad

Autor: Federico Moccia
Saga: 1/¿?
Editorial: Planeta
Publicación:2013
Precio: 18'90 €



Nicco está pasando por una época difícil: su novia le ha dejado y desde que su padre falleció tiene que ocuparse de la familia, que parece haber perdido el norte: su madre no levanta cabeza, su hermana menor cambia de novio cada noche, y la mayor, madre de un niño de tres años, se ha vuelto a enamorar de un antiguo amor. Por si fuera poco, tiene dos trabajos: en el quiosco de periódicos familiar por las mañanas y como agente inmobiliario por las tardes. Además, su mejor amigo no puede decidirse entre dos chicas que van tras de él. Pronto conocen a dos jóvenes españolas en Roma y se dan cuenta que la vida es demasiado corta para desperdiciarla pensando en el pasado, así que deciden pasárselo bien junto a las dos extranjeras


Empecé este libro con las expectativas bien altas, ya que había leído varias novelas del mismo autor antes que esta. Además, me llamaba la atención que la protagonista fuese española. La tierra natal tira, es lo que hay. El caso es que os diré que a pesar de tener una muy buena pinta, esta novela me ha dejado un poco chafada, lo cual no quiere decir que no la haya disfrutado, pero no lo he hecho tanto como me gustaría. 
 La historia está bien, ni más ni menos. Un argumento tintado de esa sencillez que impregna siempre las páginas de Moccia, una historia con sus momentos bonitos, sus momentos para sonreír y sus momentos trágicos, todo acompañado con un, para muchos, empalagoso amor. Para mí, por romántica empedernida que soy, sus libros nunca me han llegado a parecer empalagosos. Quizá alguna cosilla, pero las menos.
 Harina de otro costal son algunos personajes. Si bien Nicco me ha caído bien a ratos (creo que piensa demasiado con eso de ahí abajo que queda muy mal nombrar en un blog), su hermana Valeria, por poner un ejemplo, me ha parecido insoportable. No tengo mucha idea de lo que pinta en la historia a estas alturas. Bueno, y Gio, por complaciente, se le acaba cogiendo cariño, aunque está más salido que el pico de una plancha y si está minuto y medio sin pensar en sexo explota y lo llena todo de vísceras (Moccia, apúntatelo para el siguiente).Pero el chico sabe lo que quiere y siempre lo consigue, con sus “contactos”. Además es muy buen amigo, no deja que decaiga la fiesta nunca. Me cae bien. Las dos españolas son majas, pero vamos, que no se profundiza mucho en ellas. 
 Como parte positiva de los personajes, he de decir que todos tienen muchísima personalidad. Fabiola, una de las hermanas, parece una adolescente con berrinches y todo, y Benedetta, alias Pozzi, es la típica histérica que da miedo encontrarse. Creo que nunca había visto a nadie tan desesperado en un libro. 
Como en cada novela que he leído de este autor, he pasado las páginas sin darme cuenta. Moccia tiene una pluma tremendamente personal, de forma que el lector siempre queda atrapado entre sus palabras. Además, yo lo sigo diciendo, todo lo ambientado en Italia es perfecto. 
Ahora, no puedo quedarme callada ante lo que más rabia me ha dado y ha bajado la puntuación del libro. Las conversaciones entre italianos-españoles están…están… medio traducidas *insertar cara de horror aquí” Os pongo una descripción gráfica:
 -¿Has capito? 
-¡Ah, sí, Me parece…O sea… qualcosa! 
 Y así en la mayoría de diálogos en el que al final es un error, porque si bien al principio parece gracioso (un tú diciendo *ole, ole que encima aprendo italiano*) acaba siendo tedioso leer así porque hay varias palabras que ni se parecen al español y no te enteras de la frase. 
A pesar de esto, el mensaje de Ese instante de felicidad es “carpe diem”. Disfruta el día a día, no mires hacia mañana y vive la vida sin remordimientos. Se feliz, lucha por tus sueños y no te vengas abajo por muy mal que vayan las cosas. Un mensaje así es lo que muchos necesitamos en determinados momentos de nuestra vida, y es esto lo que más valoro de la novela, lo que te deja con un buen sabor de boca.


*Agradecimientos a Planeta por el envío del ejemplar.

7 comentarios:

  1. No he leído nada de este autor, pero es que a parte de eso no me llaman nada sus libros.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Me ha encantado tu reseña, muy sincera :3

    Tengo muchas, pero que muchas ganas de leer este libro :) hace tiempo que lo quiero porque Federico Moccia es único; y yo, que soy una romántica empedernida enamorada de este tipo de libros, pues no quiero ser menos y lo quiero leer xD

    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Ya de por si me llaman muy poco este tipo de libros, así que para querer leerlo tengo que ver una muy buena critica, y lo de las frases medio traducidas me da algo de rabia :/
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa!
    Yo soy fan de las temáticas que elige Moccia para sus libros, pero su forma de escribir me aburre.
    Y encima dices que las conversaciones están mal traducidas... No ayuda.
    Un besito amore!! ^^

    ResponderEliminar
  5. Escuché hablar de este autor y de esta novela. Sin dudas quiero leerlo. Ya te sigo, nos leemos.

    ResponderEliminar
  6. Hooola!
    Sinceramente he leído varios títulos del gran Moccia y no sabría decir cual es el que más me ha gustado, pero éste estoy seguro de que en breves pasará por mis manos.
    Un saludo y un besete.

    ResponderEliminar
  7. he leído todos los libros de este autor menos los dos últimos (esta noche dime que me quieres, y ese instante de felicidad, o sea este) y cuando tenga un hueco me encantaría seguir a este autor porque aunque no me guste mucho las románticas este es uno de los primeros autores que leí compulsivamente y me gusta bastante :D

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Sabías que mi blog se alimenta de tus comentarios? ¡Hazme un poco más feliz dejándome tu opinión! Pero recuerda, siempre desde el respeto y sin SPAM.